Cine para estudiantes
Catalán Español Inglés

Catalán     Español       Inglés

Agréganos: Facebook

Inicio

HAPPY END


 

VER TODAS LAS ENTREVISTAS DE "CINE PARA ESTUDIANTES"

 

Algunas críticas no han sido muy amables con la última película de Michael Haneke. Le acusan de "deja vu", de ser un reciclaje de sus películas anteriores y así un largo etcétera con el que podríamos muchas veces estar de acuerdo. A mi parecer nada de estos comentarios quitan mérito y calidad a Happy End. Si bien es cierto que el director vuelve a mostrarnos la hipocresía, perversidades y miserias de la clase burguesa, en esta ocasión su mirada es más fría y distante, no hay escenas dramáticas excesivas ni los giros violentos a los que nos tiene acostumbrados: todo transcurre en una siniestra normalidad. En la ironía del título ya puede intuirse que Haneke se distancia de sí mismo y de sus temas recurrentes. De ahí que esta sea la película más abstracta y aséptica del director y también en la que resulta más dificil cohesionar las diferentes tramas paralelas de los personajes de la familia protagonista, puesto que no convergen en su totalidad.

Con una gran precisión y sin prisas Haneke va despojando de diferentes capas a los personajes para dejar que vayan aflorando sus miserias más íntimas. Desde el abuelo (Jean Louis Trintignant), que con su experiencia a cuestas asiste al derrumbe de lo que le rodea, hasta la nieta que desde su desconocimiento vital observa calladamente la absurda existencia de los mayores, todos son portadores de unos genes destructivos que les convierten en víctimas y verdugos al mismo tiempo. Será la niña quien contribuya directamente a la desaparición del abuelo como si con este acto quisiera borrar la herencia ineludible de su desequilibrio mental prematuro. En medio de estos extremos generacionales encontramos al padre que indiferente al drama que vive la niña, también esconde secretos inconfesables y a su tía (Isabelle Huppert) quien prioriza los beneficios de la empresa, incluso sobre la vida de sus empleados.

Si bien es cierto que La cinta blanca, Amor, Caché y otras obras del director están en esta, Haneke proyecta en Happy End una nueva perspectiva con una estupenda puesta en escena, unos sugerentes planos y un muy buen elenco de actores.

 

Núria Farré. facebook@cinemaperaestudiants.cat

Si quieres aportar tu opinión, puedes hacerlo a través de nuestro enlace de Facebook (al comienzo de la página)

 

 

NO TE PREOCUPES, NO LLEGARÁ LEJOS A PIE

 

El director Gus Van Sant reconoce que escribió el guión de la película pensando en el actor Robin Williams. No sé cómo hubiera sido el personaje del viñetista John Callahan interpretado por Robin pero sí que puedo asegurar con toda certeza que Joaquin Phoenix se entrega hasta la extenuación. Rehuyendo de la pomposidad y de la sobreactuación, consigue transmitir en todo momento las contradictorias emociones y altibajos por los que atraviesa el personaje, logrando un equilibrio entre humor negro e irónico y dramatismo. Sus metamorfosis tanto físicas como psíquicas son extraordinarias. Como él mismo afirma: "la mecánica de un buen actor consiste en no serlo, perderse en el personaje y olvidarse de lo que estás haciendo".

Basada en hechos reales, se centra en las consecuencias que sufrió el dibujante de cómic John Callahan al sufrir un accidente de coche por su adicción al alcohol. Tetrapléjico, prisionero de su cuerpo, y con su adicción a cuestas, el titánico proceso de superación le arrastrará a experimentar la culpabilidad, la redención, el arrepentimiento, el perdón, la sobrevivencia  y por encima de todo el afecto y el amor de los que le rodean aunque a veces estos sean interesados y egoístas, pero no por ello menos necesarios. Toda esta combinación de sensaciones tan arraigadas en los humanos, son el eje que arrastrarán al protagonista a un mundo emocional convulso que el espectador sentirá en carne propia. En su recorrido interior el protagonista pasa del desgobierno anímico del principio a ser dueño de sí mismo.

Los diez años de Callahan en los que se centra la película se recorren con saltos en el tiempo que en algunos momentos pueden crear una cierta  sensación de desorden pero que no restan significado a la historia ni apartan al espectador de la coherencia argumental.

Sincera y contundente con los efectos que la adicción al alcohol produjo en el viñetista y demoledora en su proceso de superación, el final es un canto de optimismo de alguien que encontró un refugio seguro, en su larga carrera de obstáculos extremos, en el dibujo y la viñeta.

 

Núria Farré. facebook@cinemaperaestudiants.cat

Si quieres aportar tu opinión, puedes hacerlo a través de nuestro enlace de Facebook (al comienzo de la página)


Solucionarios Recursos red

CÓMO UTILIZAR NUESTRA PÁGINA

Con el soporte de:
Ayuntamiento de Mataró. Educación Ayuntamiento de Sabadell. Educación Ayuntamiento de Terrassa. Educación
Colaboran:
Cines Imperial. Sabadell Círculo Católico. Badalona Cinemes Girona Cine La Calandria. El Masnou Casal Nova Alianza. Mataró Cine Cataluña. Terrassa Círcol catòlic. Vilanova i la Geltrú
Centro de Recursos Pedagógicos. Mataró Centro de Recursos Pedagógicos. Bajo Maresme Centro de Recursos Pedagógicos. Badalona
Quiénes somos Privacidad Envia esta página a un amigo/a Contacta con nosotros